Contraloría

La realización de auditorías periódicas, como también el análisis de datos constituyen las principales herramientas con las que lleva a cabo su misión.

La misión del área de Contraloría consiste principalmente en promover la protección de los recursos, la transparencia de las operaciones, y la eficiencia, eficacia y economía de la gestión administrativa de las Instituciones Santo Tomás, velando por el cuidado de los activos, y el cumplimiento de los procedimientos de control interno y de la normativa legal vigente, revelando tanto las fortalezas y como las debilidades que permitan mejorar la gestión y los sistemas de control interno. En este contexto, es fuente de apoyo para la Administración y reporta al Directorio, o Junta directiva.

En el cumplimiento de su misión presta especial atención a la Identificación, evaluación y Control de los riesgos operativos y de gestión; Confiabilidad e integridad de la Información; actuación de las personas conforme a las políticas generales, los planes, los procedimientos internos y las leyes y reglamentos vigentes; existencia y/o vigencia de procedimientos para distintos procesos; mantenimiento del valor de los activos; utilización económica y eficaz de los recursos.

La realización de auditorías periódicas y el análisis de datos constituyen las principales herramientas con las que lleva a cabo su misión.

Las Instituciones Santo Tomás han considerado de la mayor relevancia el cumplimiento de la normativa legal y de sus principios y valores éticos. Para reforzar estos conceptos, en el año 2013 se decidió implementar un Modelo de Prevención de Delitos que cumpla con los requerimientos establecidos en la Ley 20.393. En el contexto de dicha decisión, en diciembre de 2013 se designó al Contralor Institucional como Encargado de Prevención, y se aprobó la implementación del MDP propuesto.

El Encargado de Prevención es el responsable de implementar, supervisar, y difundir el MPD, además de promover su certificación. Para el cumplimiento de su rol cuenta con independencia y autonomía necesaria respecto de la Administración, de sus dueños, de sus socios, de sus accionistas o de sus controladores.

Finalmente, al Área de Contraloría se la ha asignado la responsabilidad del seguimiento a la ejecución de los proyectos asociados al Plan Estratégico Institucional.